Acerca de

 

MARCELA GARZA es una licenciada en diseño industrial egresada del Tecnológico de Monterrey con una especialidad en diseño y producción de joyas y accesorios. Su ciudad natal es la ciudad de Monterrey radicada en la Ciudad de México. Creativa, manual y soñadora desde chica siempre quiso materializar sus ideas en metal. Desde la primera vez que experimento con el metal al rojo vivo supo que el diseño y la orfebrería era lo que mas le apasionaba. Su joyería esta inspirada en en amuletos, protección y buena energía, ideas que alguna vez fueron un sueño.

Palabras de la diseñadora:

Si vas a llevar un amuleto contigo, si te va acompañar en tus buenos y peores momentos entonces tiene que hacerte sentir protegido.

Amuletum es más que sólo joyería... Mis piezas representan el deseo de que la suerte nos favorezca, y a través de ellas transmito experiencias personales que me han marcado.

La perfección es una ilusión: completamos el objeto con la idea de lo que creemos que le falta. Es ahí cuando la belleza acontece. Es gracias a nosotros: la llevamos dentro. Para mí, un objeto es bello por la curiosidad que despierta. Me intriga el misterio: lo más atractivo es siempre aquello que no comprendemos del todo. Nos pasa con personas, y yo busco provocarlo con mis piezas.

Valoro mucho que las personas se sientan definidas con ellas, que hagan de mis diseños algo muy personal y que creen un vínculo con el metal.

 Si me preguntan a qué me dedico, mi respuesta es: a diseñar enigmas. Partir de un concepto y que surja algo tangible y muy precioso. Me parece increíble cómo se puede materializar una idea en mi taller con mis propias manos.

Las piezas, 100% mexicanas, pueden nacer de un sueño, de una experiencia personal o de lo que pase por mi mente al momento de sentarme a diseñar.Además de cargar con un significado, mis amuletos hacen que quien los lleve rompa con lo ordinario, que sienta que todo es posible, que hay magia en cada uno de ellos y que pueda manifestar sus propios deseos.

 Estoy convencida de que la energía que llevamos se puede transmitir, compartir y portar en un amuleto. Si la joyería es como nuestra segunda piel, hay que lograr que ésta sea igual de única y representativa... y no sé, es probable que usar una de mis creaciones de diseño de verdad atraiga la buena suerte.

 

- Marcela Garza