Ojo por Ojo

A través del mundo Turco, desde Asia Central al Medio Este hasta el Mediterráneo el ojo azul es utilizado en miles de culturas para la protección del mal de ojo. El mal del ojo es una de las supersticiones más poderosas que está basada en la envidia. Esta superstición existe desde el tercer y cuarto milenio AC y fue visto primero en las culturas griegas y romanas. EL ojo sigue siendo muy poderoso en el mundo Mediterráneo: Khalitikhi que significa amuleto en el mundo griego o jettatura en Italiano que quiere decir el ojo que rompe con hechizos.

En estas culturas era comúnmente visto en las puertas de hogares, tiendas también en los ropones de bebes, Este símbolo también está reflejado en la cultura egipcia mejor conocido como el ojo de Horus, wedjat, uno de los amuletos más importantes en su cultura, su figura curva con su línea largada era utilizada para decorar embarcaciones y protegerlas de cualquier peligro o envida que cruzara por el camino.

La colección gitana fue inspirada en la protección del mal de ojo, aquella que está
presente en todos lados y es capaz de drenar tu energía, se inspiró con la finalidad de proteger contra la envidia y malas energías, para estar consciente y alerta de ellas.


Muchas veces nos sentimos incomodos en un lugar o alrededor de alguien más, en general las malas energías son aquellas que intervienen y obstaculizan nuestro
desarrollo físico, mental, emocional y espiritual, y que pueden llegar a perjudicarnos de alguna manera. Sin embargo, las malas energías pueden ser algo muy real o algo percibido – y en ambas situaciones, éstas pueden ser un bloqueo hacia nuestra felicidad.


En la GYPSY se utiliza el símbolo del ojo, tomando el papel de protagonista de la
colección, acompañado de hermosas piedras lapis lazulli. Este mineral es el encargadode equilibrar el chacra de la garganta, ayuda a liberar el estrés y aporta una paz profunda. Armoniza los niveles físico, emocional, mental y espiritual. Es un poderoso amplificador del pensamiento, aporta claridad y objetividad ayudando afrontar la verdad.


Las combinaciones de elementos ayudaron para la creación de esta colección, donde pasaba por un momento donde carecía de objetividad y sentía que mis paredes se desmoronaban, decidí crear lo opuesto a mis sentimientos, algo bello y que me ofreciera
paz. Quise diseñar amuletos que me protegieran contra la envida y me diera la
capacidad de poder expresar mis sentimientos a través de la palabra. Algo que me ayudara a escuchar mi propia intuición, para ver claramente mis metas y aceptar lo que el universo me proporcionaba.